Archivo de la etiqueta: Fakenews

¡Acabemos con los malditos bulos!

Los bulos siempre han existido pero con la misma facilidad que se propagan, los podemos desmontar con escaso esfuerzo.

Fernando Pellicer Melo

Los bulos o “fake news” siempre han existido. No son un invento de la globalización ni de las Redes Sociales aunque los modernos canales de comunicación social hayan ayudado a su diversificación y extensión como nunca se había conocido en la historia de la humanidad.

La historia está plagada de “fake news” que aún hoy persisten en la memoria colectiva. Así, por ejemplo, la denominada “gripe española” (más correctamente “gripe de 1918”) que asoló el mundo a principios del S. XX (se estima que se produjeron entre 50 y 100 millones de fallecimientos) se denominó así por ser España el primer estado en ofrecer estadísticas al respecto así como, al no estar involucrado el país en la Primera Guerra Mundial, por ocupar el tema una mayor atención de la prensa patria al no censurarse especialmente la información sobre la enfermedad, al contrario de lo que ocurría en la mayoría de los países implicados en la Gran Guerra. 

Pese a que las estimaciones hablan de 300.000 fallecidos en España, es un hecho ampliamente aceptado por la comunidad científica el situar el origen de la pandemia en los campamentos militares estadounidenses donde se detectaron los primeros casos desde diciembre de 1917 (Fort Greene), expandiéndose la enfermedad rápidamente a otras bases militares. Fueron precisamente los soldados estadounidenses destinados en Europa durante la Gran Guerra los que contribuyeron de forma exponencial a extender la enfermedad por todo el mundo.

Por si quedaran dudas de la persistencia de los bulos a través de la historia, podemos remontarnos a la antigüedad y fijarnos en el supuesto “pirómano” Nerón, en la Roma clásica. En el imaginario popular, alimentado especialmente por la cinematografía, Nerón ha quedado como un “emperador perturbado, de pelo rizado que maltrataba la lira sin compasión” además de, por supuesto, haber arrasado Roma hasta los cimientos en el año 64 d.C. prendiéndole fuego. Sin entrar en valoraciones sobre la figura de Nerón, lo que sí está claro es que no solo la arqueología ha demostrado que el incendio fue fortuito, sino que los estudios históricos indican que Nerón ni tan siquiera se encontraba ese día en Roma. Las fuentes lo sitúan en Antium (la actual Anzio) a más de 60 kilómetros de Roma que, para la época, no era ninguna broma.

Y así podríamos seguir hasta la saciedad señalando sorprendentes “fake news” históricas que se han mantenido como verdades inmutables a lo largo del tiempo y que, aún hoy, forman parte arraigada del imaginario colectivo.

Los bulos, como norma, no son fortuitos ni asépticos. Si bien en muchos casos pudieran ser considerados producto de la deformación de los hechos originales (si es que los hubo) sufrida a lo largo de los siglos en su transmisión oral o escrita, frecuentemente y más en los tiempos contemporáneos, detrás de las “fake news” se suelen esconder oscuros intereses religiosos, políticos y/o económicos.

Aunque como decimos, siempre han existido, es evidente que los bulos se acrecientan, hasta límites insospechados, en tiempos críticos como los que nos ha tocado vivir con la alerta sanitaria y el confinamiento generalizado decretado por el COVID-19. Y es precisamente en estos momentos “expansivos” de los bulos cuando más cuidado y, por qué no decirlo, responsabilidad, hemos de poner de nuestra parte para evitar su extensión. Entre todos podemos evitar incrementar el estado de desinformación y ansiedad de nuestros conciudadanos a poco que nos lo propongamos. Apliquemos en esta cuestión la saludable idea colectiva que tan de moda se ha puesto en relación a la pandemia del COVID-19, esto es… “Este virus lo paramos entre todos”.

Como decíamos en la cita inicial, los bulos se pueden “desmontar” con cierta sencillez. Para ello existen en Internet páginas especializadas en comprobar y desmentir las “fake news”. Entre ellas y solo por solo citar algunas, encontramos Newtral, Maldita.es o Saludsinbulos, muy oportuna en las actuales circunstancias. Sin embargo, quizás la forma más efectiva de evitar la propagación de bulos es apelar a la inteligencia colectiva. A poco que adoptemos una actitud “proactiva” respecto al aluvión de informaciones que recibimos por infinidad de medios, podremos contribuir decididamente a evitar la propagación de bulos. En este sentido y sin ánimo de ser exhaustivo, quizás cabrían algunas recomendaciones dictadas por el mero sentido común:

  • Sin necesidad de convertirse en descreídos irredentos, adoptar una posición de cauto escepticismo ante las informaciones que recibimos. No es necesario cuestionarlo todo pero sí desde luego aquellas “noticias” que nos llamen especialmente la atención por su sensacionalismo o excesivo alarmismo.
  • Abandonar la tendencia a creer en insulsas y aburridas “teorías de la conspiración” tan de moda en algunas cadenas televisivas “sensacionalistas”. Vamos, para entendernos, que la Tierra no es plana, el ser humano sí ha pisado la Luna, las pirámides no las construyeron los marcianos y Elvis Presley no simuló su muerte para refugiarse en algún retiro dorado.
  • Recordar siempre que aunque el dicho diga que la “realidad supera la ficción”, en la mayoría de las ocasiones ello no es así. Si una noticia o un mensaje, en primera instancia, nos parece alarmista o excesivamente sorprendente, habrá bastantes probabilidades de que, simplemente, no sea cierto.
  • Evitar compartir o reenviar compulsívamente y sin mediar reflexión previa (por mínima que sea) los mensajes que nos llegan por muy “buena fuente” que consideremos a su emisor.
  • Recordar que las Redes Sociales (incluido WhatsApp y medios similares) no son propiamente “medios de comunicación” en sentido informativo. Más bien hay que considerarlos como medios de transmisión de la información la cual, si fuera necesario, hay que verificar con fuentes fiables.
  • Contrastar las informaciones sospechosas con fuentes fidedignas, bien sean oficiales, periodísticas o de otro tipo que consideremos, precisamente, fiables, dando por hecho que entre estas descartamos medios como “okdiario” y similares y que tenemos claro que “El Mundo Today” es una publicación humorística como su propio encabezado (“La actualidad del mañana”) apunta. A veces, la cuestión es tan sencilla como realizar una simple búsqueda en Google.
  • Y ante la duda, simplemente evitar “picar” en reenviar, compartir o lo que corresponda. Así de sencillo.

¿Nos ponemos a ello?